FARINGITIS CRÓNICA: Qué es, en qué consiste y cuál es su tratamiento.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

En este post vamos a tratar de explicar lo que es la faringitis crónica, ya que son muchos los pacientes que acuden a consulta al Instituto Muñoz Cariñanos,  centro de otorrino en Sevilla, los que la padecen.

Lo primero que vamos a explicar es qué es la faringitis:

Faringitis se le llama a la inflamación o irritación de la pared de la faringe que provoca dolor o malestar de garganta. Existen dos tipos de faringitis la crónica y la aguda.

Nosotros vamos a tratar de exponer que es la faringitis crónica.

 

¿Qué es la faringitis crónica?

El diagnóstico de la faringitis crónica se fundamenta en el historial y la exploración del paciente por parte del Dr. Él sabrá distinguir cuál de ellas es.

Los síntomas crónicos y las circunstancias que hacen que empeoren, hacen sospechar el diagnóstico. En ocasiones es útil realizar algunas pruebas complementarias (análisis clínicos) para prevenir posibles complicaciones o catalogar la gravedad del cuadro. Uno de los parámetros que solicitaran será la determinación del nivel de antiestreptolisinas (ASLO).

 

Faringitis crónica

¿Cuáles son los síntomas que presenta la faringitis crónica?

Los síntomas más frecuentes son:

  • Mucosa seca y muy adelgazada.
  • Sensación de sequedad faríngea.
  • Sensación de cuerpo extraño en la faringe, flema, etc.
  • Dolor punzante de garganta, sobre todo por la mañana, debido a la respiración oral durante el sueño.
  • Necesidad de carraspear con frecuencia.
  • Hiperreflexia de la mucosa, que puede provocar tos irritante e incluso náuseas.
  • Secreción faríngea densa e incolora, aunque no aparece siempre.
  • Úvula tumefacta, tan solo en ocasiones.

Según la sintomatología clínica pueden diferenciarse tres tipos de faringitis crónica:

faringitis crónica simple:

Se caracteriza porque el paciente percibe la existencia de cuerpo extraño, carraspeo, tos irritante y sensación de sequedad o de secreciones adherentes en la faringe, sin que presente ningún síntoma de enfermedad, ni fiebre.

faringitis crónica hiperplásica (granulosa)

Este tipo de faringitis crónica es muy frecuente en grandes fumadores. La mucosa de la pared posterior de la faringe se muestra engrosada, granulosa y con de color rojiza.  Existe una secreción de exudado abundante, denso e incoloro.  Se acompaña de una sensación molesta como de cuerpo extraño en la faringe, que hace necesario deglutir y carraspear, e incluso facilidad para provocar náuseas y vómitos.

faringitis crónica seca (atrófica).

Es habitual en adultos y ancianos. La pared posterior de la faringe se presenta seca, brillante y, a menudo con algunas costras.  El paciente siente la necesidad de eliminar los exudados adherentes, presenta carraspeo constante que le puede producir pequeñas hemorragias de la mucosa y, por las noches puede existir dificultad respiratoria con alteraciones del sueño, e incluso con sensación de ahogo.  Este tipo de faringitis está relacionado con las variaciones climáticas o con los cambios de temperatura, mejorando las molestias en la orilla del mar, mientras que se produce un aumento de ellas con el aire seco y caliente.

Beber agua con limón en ayunas

Qué tratamientos son los recomendados

La sensación de sequedad en la garganta es a menudo el principal síntoma  de todas y suele mejorar aumentando la ingesta de líquidos, es recomendable al menos 2 l. diarios.

Existen una serie de cuidados que van dirigidos a eliminar los posibles factores causales de la patología, como por ejemplo:

  • Supresión del tabaco.
  • Supresión del alcohol.
  • Cambio en las condiciones de trabajo, y en caso necesario, cambio de profesión, de clima o de residencia, etc.
  • Evitar el aire acondicionado.
  • Evitar los alimentos y bebidas muy frías o calientes, etc.
  • La rehabilitación vocal es importante en pacientes donde la faringitis aparece por un abuso o mal uso de la voz.

El tratamiento farmacológico va destinado a resolver o aliviar los síntomas que causa la enfermedad:

  • Humidificación de la mucosa faríngea con inhalaciones nasales.
  • Tratamiento antinflamatorio local con: infusiones de manzanilla o de salvia, cremas de corticoides, etc.
  • Empleo de soluciones salinas o preparados oleosos, cuando la mucosa está seca.
  • Mucolíticos en el caso de que el moco y los exudados sean espesos.
  • Complejos vitamínicos.
  • Fármacos para tratar la esofagitis, gastritis, hernia de hiato, úlcera gastro-duodenal, etc., cuando estas patologías sean las responsables de producir faringitis.

Si presenta cualquiera de los síntomas aquí descritos puede solicitar cita  en los tfnos. 954 37 80 80 ó  954 38 25 21 en el Instituto Muñoz Cariñanos, para poder diagnósticar y tratar esta patología.

DISQUS