DEJAR DE FUMAR: Una difícil pero sana decisión.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0
DEJAR DE FUMAR: Una difícil pero sana decisión.

¿Cuáles son las razones por las que hay que dejar de fumar?

La principal razón para dejar de fumar es la salud. Hay suficientes estudios médicos en esta materia y comprobadas evidencias. EL FUMAR  puede MATAR.

El tabaco es la principal causa para el desarrollo de numerosos tipos de cáncer, especialmente el de pulmón, garganta, vejiga o boca. Está relacionado con un mayor riesgo de leucemia y cáncer de estomago, cuello uterino, mama e hígado.

También es responsable de muchas enfermedades cardiovasculares aumentando el riesgo de infarto de miocardio, eleva la tensión arterial y el ritmo cardiaco.

Genera un mal funcionamiento del aparato reproductor, tanto femenino como masculino, dificultando la fertilidad. El riesgo de impotencia masculina se ve aumentado por el consumo de tabaco.

Produce un envejecimiento prematuro de la piel, adelantando la aparición de arrugas.

Puede ocasionar complicaciones en mujeres embarazadas, tanto durante la gestación como en el transcurso del parto. Los bebés de madres fumadoras suelen presentar bajo peso al nacimiento.

Los dientes se amarillean y se sufre halitosis.

No sólo los fumadores son los únicos que se ven afectados por su adicción, sino también aquellos que respiran el humo que emiten, por ejemplo aumentando el riesgo de padecer asma, alergias e infecciones respiratorias en niños, e incluso cáncer.

¿Por qué fumar causa enfermedades?

En las investigaciones realizadas se han identificado más de 4.000 sustancias químicas en las partículas del humo del tabaco. Está más que demostrado, que alrededor de 60, como el níquel, son causantes de cáncer. El ingrediente adictivo es la nicotina, que estimula el sistema nervioso, acelerando el ritmo cardíaco y elevando la tensión arterial. Otro componente es el alquitrán que es una mezcla de diferentes productos químicos, entre ellos el arsénico y el cianuro, este se genera cuando el humo del tabaco se condensa. Es ésta la sustancia que se deposita en los pulmones siendo absorbido gradualmente por el organismo.

Otra de las sustancias es el monóxido de carbono que interfiere en la composición de la sangre, haciendo que se transporte menos oxígeno por el cuerpo, aumentando el riesgo de sufrir trombosis.

¿Por qué produce adicción el tabaco?

La nicotina al ser un estimulante que funciona distribuyendo dopamina, produce sensación de placer y por eso puede ser tan difícil de dejar de fumar.  Deprime a su vez la capacidad del cerebro para experimentar el placer a largo plazo. Es este el motivo por el cual los fumadores necesitan mayor dosis de nicotina para continuar experimentando esa sensación de satisfacción.

Todas estas razones son más que suficientes para intentar dejar de fumar. Es tal la adicción que se produce que nos parece que por uno mismo es imposible conseguirlo. Hay que poner voluntad y ganas de intentarlo. También se puede acudir a un especialista que nos ayude.

Es bueno conocer algunas de las consecuencias que van a generar el dejar de fumar, pero de verdad que merece la pena experimentarlas, por los beneficios que esto va a causar.

¿Cuáles son los problemas que podemos presentar al intentar dejar de fumar?

Es verdad que no es sencillo como os hemos comentado y que en el proceso surgen algunos problemas que actúan como elemento disuasorio de algunos fumadores a la hora de abandonar esta práctica.

Probablemente ganaremos peso, pues la ansiedad nos abrirá el apetito de alguna manera, aunque esto se puede combatir con una dieta equilibrada y  ejercicio físico.

Nuestro carácter también se verá afectado, por ello es muy importante poner en conocimiento de las personas de nuestro entorno del gran logro que queremos conseguir como es dejar de fumar, para que haya comprensión y ayuda por parte de todos. A veces es bueno acudir a un psicólogo para sobrellevarlo lo mejor posible.

Tenemos que ser consciente que vamos a tener ganas de fumar y cualquier cigarrillo que esté a nuestro alcance es una tentación. Realiza alguna actividad física para superarlo y haz que desaparezca todo lo que te recuerde este hábito.

Puede haber recaídas, pero recuerda que siempre puedes volver a intentarlo y no será en balde.

Animo! Recuerda que es por tu bien y el de los demás. Y no olvides que siempre hay alguien que puede ayudarte a conseguirlo, acude a tu médico es él la persona indicada para asesorarte en tu decisión.

El otorrino es uno de los profesionales a los que puede acudir, en el Instituto Muñoz Cariñanos estamos para intentar ayudarle y aconsejarle en este gran logro.

Llama al 954378080  para tu cita. 

DISQUS